¿Cómo limpiar una chimenea? En este post de nuestra empresa especializada en la limpieza de chimenea en Zaragoza queremos darte los pasos que debes de seguir para ello. Toma nota:

1. Inspecciona la chimenea. Toma una linterna y mira por dentro de la chimenea hasta la salida de aire. Lo normal es que encuentres hollín y material seco, duro y negro en las paredes: es la creosota.

2. Empieza el raspado. El mejor cepillo para librarte de la creosota y el hollín es uno circular especial de metal que los especialistas en limpieza de chimenea en Zaragoza de nuestra empresa usan. Necesitarás una o 2 varas flexibles para subir el cepillo hasta el final de la chimenea y girarlo.

3. Limpia en profundidad. Después vuelve a repasar toda la chimenea con un cepilllo de alambre y la siguiente mezcla en un cubo: 6 cucharadas de fosfato de trisodio y una taza de cloro mezclada en 4 litros de agua tibia. Otras opciones son bicarbonato de sodio o vinagre, si te produce molestia las sustancias anteriores.

4. Últimos retoques:

- Con una esponja, periódicos viejos o un paño, enjuaga las paredes y el suelo de la chimenea tan solo con agua limpia.

- Acuérdate también de limpiar las rejas, protege-chimeneas o parrillas para brasear en la chimenea con el cepillo de alambre que habrás empleado ya antes si sigues estos pasos.

Si prefieres que este arduo trabajo lo hagan profesionales especializados, ven a Limpiezas y Alcantarillados Fernández. Nuestro equipo estará encantado de ayudarte.